Entre el infierno y la ternura

Muestra de esculturas de Mariano Zabala.

La bandera del poder nunca flamea, es una masa de concreto, un monolito que sólo un movimiento de las placas tectónicas de la tierra puede quebrar.
Por el contrario, la bandera de la ternura lleva consigo un tajo primordial, siempre deja ver lo que hay detrás.
Las piezas que construye Mariano Zabala dejan ver una y otra vez su pregunta por el poder, el amor, la enajenación y la constante trágica de la historia. Una pregunta prístina que no se camufla para poder encajar.
Hace falta saber de qué se trata el infierno para encaminarnos a la ternura.
Adrián Quinteros
2019

1/2

Galería de fotos

Gascón 1437, Palermo, Buenos Aires, Argentina.